martes, 26 de abril de 2011

Limitless, ¿un vistazo al futuro?

Si existiera una droga que te permitiera usar el 100% de tu cerebro en vez del mísero 10-20% que utilizamos diariamente permitiéndote así volverte un verdadero maestr@ de la bolsa de valores y haciéndote millonari@ en muy poco tiempo, ¿lo tomarías? Esta es la pregunta que Eddie Morra (Bradley Cooper) debe contestar.
Al principio la respuesta es bastante obvia: sin la droga era un escritor que no podía escribir ni una sola palabra con muchísimas deudas que acaba de ser tronado por su novia Lindy (Abbie Cornish); tomando la droga era un gurú de la bolsa de valores que recuperó a su novia y además tenía el poder de "pensar" la solución a cualquier problema, ya fuera teórico o en el mundo real. El dilema viene cuando comienza a tener graves efectos secundarios, y como Eddie tiene el último lote de la droga (porque el que la hacía falleció), también tiene que lidiar con la lista de ex-clientes del vendedor que harán lo que sea por otra dosis.
La premisa es bastante interesante (honestamente creo que la industria química ya debe estar creando algo así, si no es que ya existe) y las actuaciones son buenas; nada merecedor del Oscar, pero bastante adecuado para la trama. Robert de Niro aparece como el gran jefe de la casa de bolsa donde trabaja Eddie y nos da una actuación bastante creíble que medio salva su reputación como actor después del desastre que fue Stone.
La recomiendo bastante para el día de mañana si no tienen ganas de ver algo animado u hombres lobo peleándose por la chica de la capa roja.

Me entretuvo bastante, pero sí se me hizo algo lenta a veces; por eso le doy:
9/10

1 comentario:

Adywhisper dijo...

La verdad es que esa película no vale la pena para ir a verla al cine... Yo si la fui a ver, pero no lo volvería a hacer.